Diferencia entre cuento y novela ☕️

La diferencia es bastante clara —o por lo menos el ámbito donde se expresa esa diferencia— y todo lo demás se da de manera automática: los personajes, el ambiente, la trama y el conflicto(s).

Lo primero que hay que comentar es la extensión. La novela como concepto general suele contener veinte mil palabras o más, por lo tanto todo lo que tenga menos de 20k podría considerarse un cuento. Pero también hay nebulosas, porque la novela corta podría tener entre 17k y 35/45k. Los cuentos regularmente tienen alrededor de tres mil palabras, pero he leído cuentos de 15k. Así que no te fíes de la extensión. Mi visión del tema va por otros aspectos de la estructura del texto.

Las novelas intentan abarcar todos los ámbitos de la historia para que nada quede en la duda, y repito, todos los ámbitos de la historia, porque todo lo que escribas debe desarrollar al(los) personaje(s), y el ambiente, y la trama y el(los) conflicto(s); y si no lo hace, entonces no debería estar en la historia. Dicho de otro modo, no importa cuánto quieras que una escena esté en tu novela, si no forma parte de algún ámbito de la historia, entonces deberías quitar ese texto.

El cuento se ocupa de un ámbito solamente, como una escena en una historia mayor que no logramos ver en su totalidad y que podemos imaginar gracias al desarrollo de personaje, ambiente, trama y conflicto.

Todo lo que el cuento no dice se puede inferir a partir de lo que el cuento sí dice o insinúa; mientras que en la novela, todo lo que el texto no dice es irrelevante para la historia.

El cuento siempre va a ser más corto que la novela, pero no porque el conteo de palabras lo exija, no hay una regla fija a pesar que todos repitamos la misma monserga, sino porque las características mismas del desarrollo de un cuento no dan para extenderse mucho más allá de lo que es necesario, e incluso tenemos que comprimir la historia para dejar solo lo específico y con menos palabras.

Entonces:

La principal diferencia es que el cuento quiere decirnos más de lo que puede, mientras que la novela se reprime de decirnos todo lo que quiere.

El trabajo con los personajes, el ambiente, la trama y el conflicto, hace la gran diferencia entre el cuento y la novela. En una novela esos cuatro elementos tienen mucho peso y son siempre relevantes y necesarios, una novela que falla en desarrollar alguno de esos ámbitos de la historia, queda coja.

Los cuatro pilares de La Novela

En el cuento, en cambio, debemos elegir uno de estos ámbitos como el foco de la historia y dedicar el 50% de nuestra atención al escribir, mientras que los otros tres ámbitos, siendo igual de indispensables, deben ser desarrollados con inteligencia para que los tres ocupen el 50% restante de nuestra atención al escribir.

El balance dentro del Cuento

En el gráfico puse a los Personajes como foco en el desarrollo del cuento y el resto de los ámbitos en el otro lado de la balanza. Es mi manera personal de nivelar un cuento, pero tu enfoque podría ser distinto y eso estaría bien.

Lo que no puedes hacer por decisión u omisión, sea en cuento o novela, es no poner ninguna atención a alguno de los cuatro ámbitos. Ese es el error que separa a los buenos autores de los malos. Mi técnica para que esto nunca falle, es escribir el primer borrador preocupado de la trama por sobre todo lo demás; y en las siguientes ediciones corrijo las faltas o excesos para nivelar todos los ámbitos.

Ya sabes cuál es la principal diferencia de forma y de fondo entre cuento y novela. Ahora ponte a escribir.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *