¿Así que tres novelas en un año? ¡ILUSO!

Pues tal como dije en un post anterior, ése es (era) el plan. Escribir y terminar tres novelas en un año. O en su defecto, tres borradores finales de novela. Y ya se termina noviembre, diciembre se hace corto y el mundo seguramente se acaba antes de fin de año. Prefiero pasar el tiempo libre con mi amada y mi hija preciosa, y soy un procrastinador contumaz.

Dicho esto, sé que no lograré la meta al 100%. Y no me avergüenza decirlo, porque ya sabía desde el principio que era una misión difícil de cumplir. No estoy diciendo que no cumpliré, pero tendré que hacer algunos ajustes para llegar a un buen término.

A continuación, las excusas:

Hice el anuncio el 16 de diciembre de 2011. Solicité a un público interesado que me guiara en cuáles debían ser las ideas para llevar a cabo. Partí como avión con Blonda que es un novelón que ni yo me lo creo de tan re buena la idea. Pero a mitad de año el mundo giraba en torno al embarazo y mi trabajo y el frío invernal. Apenas pude dedicar tiempo a mi compromiso de revisión de estilo para Poliedro 5. Era incapaz de levantarme temprano para trabajar en algo mío.

Blonda se quedó estancada en el 1,5/4. De la Espiral Río Arriba tengo un par de comienzos en falso, pero nada más. Deke estaba en 3/4 antes de hacer el anuncio y ahí sigue, en 3/4.

Por eso voy a corregir mi error inicial. Tres novelas es mucho. Fui iluso. En excel el cálculo se veía muy prometedor, pero mira tú, requería un compromiso de al menos siete mil palabras a la semana, para alguien que sale de casa a las 7 AM y regresa a las 8 PM de lunes a viernes. No hay tiempo para escribir ni un carajo. Acepto los abucheos que resulten de esta decisión.

  1. Amplío el plazo hasta el último día de febrero de 2013, rogando por que no se acabe el mundo.
  2. Terminaré dos proyectos: Blonda y Deke. La Espiral queda congelada, por ahora.
  3. Blonda será el novelón autoconclusivo (con intensión de producir secuelas) que ya imagino impreso en tapa dura con una ilustración zorrona en la portada. Prioridad Nº1.
  4. Deke será un guión para cine. Sí, olviden la novela. Hice un curso de guión cinematográfico y necesito practicar. El formato es más parecido a lo que ya tengo trabajado de esta obra así que debería ser fácil. Y si me gusta el resultado, lo adaptaré a comic. Quedaría increíble como novela gráfica.

Ahora suena más realizable. 66,6% de éxito es mejor que cero.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *