Del NaNoWriMo a la librería

Sé de lo que hablo

Si participaste en NaNoWriMo y terminaste de escribir la novela que te habías propuesto, entonces ahora tienes un borrador de novela listo para pasar al proceso de pre-edición.

Y no, no está listo para publicarse. Como expliqué en el artículo Cómo ser un Escritor Independiente y Profesional, “un texto recién terminado no es un manuscrito, es un borrador”. Y el primer paso para publicar tu libro es tener un manuscrito.

El borrador de una novela, sobre todo de una novela escrita durante NaNoWriMo, está repleto de problemas de estructura, de desarrollo de personajes, descripción de ambiente y coherencia de los conflictos. Porque el objetivo de NaNoWriMo es escribir ese primer borrador, no es acabar el mes de noviembre con una novela perfecta y lista para publicar.

En otro artículo hablaba de las expectativas poco realistas de algunos autores, cuando “creía que mi escritura era maravillosa y que cada nuevo cuento era la cúspide de mi proceso creativo”. Ahora sé que escribo bien, pero no soy perfecto. Necesito editar y corregir, y algunas veces tengo que re-escribir escenas completas para que la historia tenga sentido.

Y sinceramente, mis NaNoWriMos son solo ejercicios, para soltar la mano y la mente, para explorar alguna técnica o estilo, o simplemente para probarme que puedo.

Para ver en librerías ese texto del NaNoWriMo que tienes en tus manos, te recomiendo que lo edites. Una manera es la siguiente:

  1. Lee la historia de principio a fin, toma nota de los errores importantes, pero no corrijas nada todavía.
  2. Construye una línea de tiempo con los beats (eventos relevantes que mueven la historia); si tienes que releer el texto, pues hazlo, aunque sea por enésima vez.
  3. Analiza la estructura de la historia y sus personajes, toma decisiones acerca de todo lo que pasa, lo que debería pasar pero no ocurre, lo que sucede y que podría quitarse, y dónde deberías hacer esos cambios.
  4. Regresa al texto y comienza a trabajar sobre él con estos cambios. Pero sin importar cuánto te fascine la idea, no agregues más elementos a la historia, o no terminarás de editar jamás

El último punto es muy relevante. Si analizas la estructura de la historia terminada y ves que faltan cosas dentro del contexto de la historia, está bien agregarlas para que el texto tenga sentido; pero cuando te entusiasmas al punto de re-pensar la historia, eso es sinónimo de desechar el borrador y escribir todo de nuevo.

Todo de nuevo. No “corregir” o “editar” el borrador, sino dejarlo de lado y comenzar desde cero, pero ahora con la película clara.

Y otra manera es contratar un editor o editora profesional. Lee el artículo Cómo ser un Escritor Independiente y Profesional para que te hagas una idea de lo que cuesta poner tu libro en una Librería.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *