Escribir para el mercado no es lo mismo que escribir para la tendencia

Alguna vez intenté escribir un libro “para el mercado”, cuando creía que sabía lo que era “el mercado”, y sí, avancé bastante, pero no llegué a ninguna parte al final.

Cuando se busca el éxito rápido, lo más fácil es intentar subirse al carro de los exitosos, aunque sea en el último carro del mismo tren cuando ya no queda más de dónde agarrarse. ¿Salió Harry Potter, la historia de un niño mago con un pasado trágico que va a una escuela de magia y lucha contra magos tenebrosos con ayuda de sus amigos? Podría escribir algo así, aprovechar que todos están esperando el próximo libro de la serie y meterme en el medio con un libro similar… ¿Les suena familiar?

Escribir para la tendencia

Escribir para la tendencia

Eso que acabo de describir se llama “escribir para la tendencia”, aprovechar el viento que deja el paso de una obra exitosa y colgarse de ella con reminiscencias y parentescos. Y hay dos tipos de obras en esta categoría: las que ya están escritas y que tal vez necesitan algunos retoques para sumarse a la tendencia, tal vez una reescritura superficial, o un cambio de portada cuando es una obra ya publicada; y están las obras que se escriben sobre la marcha, a menudo a la rápida, porque el tren no espera.

Y eso que alguna vez intenté escribir “para el mercado” en realidad era “para la tendencia”. No es lo que más me acomoda, mientras escribía el texto me salía forzado, poco natural, y mi entusiasmo por el proyecto se diluyó en cosa de semanas.

Escribir para el mercado

Escribir para el mercado

Por eso la idea de “escribir para el mercado” me eludía, porque estaba entendiendo mal. Lo bueno es que ahora sí lo entiendo.

El mercado editorial es amplio. El mercado de la ficción tiene géneros literarios y cada uno tiene sub-géneros y toma elementos de los géneros vecinos para crear sus propios mercados. Pues cada género y sub-género literario es un nicho de mercado, responde a un puñado de lectores con gustos específicos de lectura. Los lectores de un género específico pueden leer todos sus sub-géneros, pero seguramente tendrán predilección por uno más que otro.

Y yo escribo para tres nichos de mercado, el de la ciencia ficción “blanda”, el de la fantasía urbana y el del terror. Coincide que soy lector asiduo y constante de esos tres géneros literarios, y esa es la clave para que un autor pueda escribir para determinado nicho de mercado: conocer el género literario como lector.

No basta con leer algunos best-sellers; hay que saber reconocer los elementos que constituyen el género, los denominadores comunes, las tendencias narrativas y temáticas en general. Y aún siendo un experto en todo eso no es suficiente, porque tienes que escribir una historia que te entusiasme, que te llame a seguir escribiéndola, trabajando dentro del marco del género literario / nicho de mercado, e innovando donde tu ímpetu creativo te lleve a innovar.

Los autores y autoras que triunfan dentro de algún nicho del mercado literario no solo escriben para el mercado específico, sino que también escriben con entusiasmo la historia que necesitan contar. Ése es el común denominador de las mejores obras nuevas que he leído últimamente, son autores de nicho que se dieron un gusto y escribieron lo que querían escribir, no lo que la tendencia de ventas les mostraba como exitoso.

La invitación es a que estudies el nicho de mercado literario que más te gusta leer, mira tu colección de libros y seguro que encontrarás el denominador común entre todos ellos; y que teniendo bien en claro cuáles son esos elementos que se repiten en los personajes, ambiente, tema y desarrollo, busques la historia que bulle en tus entrañas y la conviertas en texto, pensando siempre en ese nicho de mercado literario que conoces tan bien.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *