Fantasía urbana, arqueología urbana y la recuperación de la historia suprimida

Le Pulpo

Documento titulado “The Past Is Below Us’: Urban Fantasy, Urban Archaeology, and the Recovery of Suppressed History“, de Hadas Elber-Aviram, Department of English Language and Literature, UCL, United Kingdom. Traducción de Dan Guajars.

Resumen (Abstract)

Pocos géneros literarios han estado íntimamente relacionados con el campo de la arqueología, como el género de la Fantasía Urbana, que se une a la Arqueología Urbana a través de una preocupación compartida con la historia material de la ciudad. El modelo palimpséstico de la ciudad descubierta por arqueólogos como Schliemann y Evans ha inspirado múltiples capas de paisajes urbanos en muchos relatos de Fantasía Urbana. Estas narrativas arrojaron a sus protagonistas en el rol simbólico de arqueólogos, quienes descendieron al inframundo urbano para recuperar el pasado olvidado de la ciudad. Se ha hecho una importante labor en la representación de la arqueología en la cultura popular, pero los estudiosos todavía tienen que discutir exhaustivamente los vínculos temáticos entre arqueología urbana y la fantasía urbana. En el documento que sigue, se ofrece una exploración preliminar de esta cuestión, centrándose en las formas en que la fantasía urbana negocia las historias contendientes de la ciudad. La investigación se centra en dos novelas de fantasía urbana británicas, Neverwhere de Neil Gaiman (1996) y Echo City de Tim Lebbon (2010).

Introducción

Hay algo intrínsecamente arqueológico en la fantasía urbana, pero la exploración de este parentesco tiene tanto que ver con la necesidad de redefinir el género como lo hace con el deseo de remontar sus afiliaciones ocultas. Aunque sus raíces se remontan a la época victoriana, la fantasía urbana fue cohesionada como un género distintivo recientemente, a finales de 1970 a mediados de 1980, con la obra de Michael de Larrabeiti, Charles de Lint y Emma Bull. Como tal, los límites de la Fantasía Urbana aún no llegan a solidificarse, lo que hace que sea un género particularmente abierto a influencias interdisciplinarias, y esto también exige su constante reevaluación.

La definición más utilizada hasta ahora de la fantasía urbana, fue formulada por John Clute en su Enciclopedia de la Fantasía (1997): “FUs [Fantasías Urbanas] normalmente son textos donde la fantasía y el mundo terrenal se cruzan y entrelazan a lo largo de una historia que es significativamente acerca de una ciudad real”. Así, la fantasía urbana integra las fuerzas sobrenaturales en un entorno metropolitano familiar para producir un retrato aumentado de la metrópoli. Cuando un relato de fantasía urbana “está situado en una ciudad de la fantasía”, Clute (1997: 975) añade: “Se ha creado no sólo como telón de fondo, sino como un medio ambiente”. Clute (2012) recientemente añadió un codicilo, señalando que: “Como categoría editorial que se ha elevado a una enorme popularidad en el siglo XXI, la fantasía urbana ha llegado a denotar el subgénero de historias ambientadas en una versión alternativa de nuestro mundo moderno, donde los seres humanos (a menudo con talentos especiales) y los seres sobrenaturales [… ] interactúan a través de la aventura, el melodrama, la intriga y el sexo”.

Por lo tanto los estudiosos contemporáneos de la fantasía urbana se han visto obligados a redefinir los parámetros de su campo, para distinguir las narraciones fantásticas genuinamente interesadas en la metrópoli “como un medio ambiente”, de aquellas que utilizan la ciudad simplemente como “telón de fondo” de aventuras sensacionalistas (y que no son FUs).

Este artículo sostiene que el criterio para la redefinición de la fantasía urbana ante la proliferación de relatos relacionados, se puede encontrar en la preocupación del género con la historia material de la metrópoli. Una obra de fantasía urbana se la puede definir por su interés predominante en los detalles concretos, tangibles de la ciudad, y la forma en que estos datos son coherentes para formar una narrativa más grande del pasado de la ciudad. Por lo tanto, el rasgo principal que separa a la fantasía urbana de otros géneros similares también la vincula fuertemente con la arqueología urbana, ya que tanto el género literario como el campo de la arqueología comparten una intensa preocupación por la historia material de la ciudad. En consecuencia, tanto si la fantasía urbana se construye en una ciudad real o en una fantástica que alude a una ciudad de verdad, la fantasía urbana sigue casi siempre un patrón arqueológico de revelación, por lo cual la evidencia material reprimida del pasado abre un portal hacia la historia secreta de la metrópoli.

M Christine Boyer observó que la imaginación fantástica y el estado mental “arqueológico” se funden en la creación de la FU. Sus observaciones se refieren al arte visual y no a la literatura, pero la teoría se aplica de igual manera. “La fantasía tiene un rol esencial en la visión de cualquier ciudad análoga“, observa Boyer (1994: 178), “porque la fantasía es el mediador entre la mente de un arqueólogo enfocado en explorar las raíces y remanentes de la antigüedad y una imaginación creativa que cita y recuerda solo fragmentos y trazas arbitrarios y no relacionados”. En otras palabras, la creatividad imaginativa y la metodología arqueológica necesitan construir un retrato convincente de la ciudad fantástica en cuyos vuelos de la imaginación se encuentran anclados los detalles escrupulosos de la vida urbana material.

Puedes leer el artículo completo en “The Past Is Below Us’: Urban Fantasy, Urban Archaeology, and the Recovery of Suppressed History.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *