Trabajar desde casa

Escritores en cuarentena

Publicada el 17 de Marzo de 2020.

O por quĂ© el Covid-19 no me afecta… todavĂ­a.

He pasado hartos días encerrado por motivos médicos. Apendicitis. Un virus estomacal. Vértigo. Y en cada oportunidad me he visto con exceso de tiempo libre. Pero adivinen qué: no escribí ni un carajo.

Estar enfermo y encerrado no fomenta mi proceso creativo. Otras personas reaccionarĂĄn distinto. Yo entro en modo procrastinador terminal.

Por eso esta semana, con la seudo cuarentena tardĂ­a en Chile, tuve la ilusiĂłn de que podrĂ­a avanzar la novela. Pero no. Porque mi trabajo requiere que pase el dĂ­a completo conectado a internet. Porque ahora todas las reuniones son virtuales. Porque llegan 200% mĂĄs de correos. Porque se triplicaron las distracciones.

El teletrabajo es posible y no me complica. Desde el estallido social de la primavera de 2019 en Chile hice muchas jornadas de teletrabajo. Es cierto que soy un privilegiado en este aspecto. Trabajar desde la casa o en un café me resulta natural.

Pero escribir un cuento o novela o guion o lo que sea en la misma circunstancia, no puedo. Y es mi culpa, porque me pasĂ© la Ășltima dĂ©cada entrenĂĄndome para escribir especialmente en las madrugadas. Rara vez he escrito en las tardes o en la noche.

Lo bueno es que en mi grupo cercano aĂșn no hay ningĂșn infectado con el coronavirus. Siento que es cosa de tiempo nomĂĄs. En Chile el tema se tomĂł a la ligera. Yo mismo lo vi como una posibilidad remota. Y asĂ­ es como nos encontramos todos tratando de hacer una vida laboral normal desde la casa.

Solo espero que cuando me enferme, el covid-19 me encuentre con las defensas altas y no me mande a la uti.