The Expanse

Apuntes del Hopepunk

Publicada el 30 de Abril de 2020.

Cuando escuché la palabra «Hope-punk» la primera vez, mi reacción fue «otro subgénero más» y no le di importancia. Pero con el pasar de los días la palabra regresaba a mí desde mi inconsciente y hasta soñaba con ella.

«Hope», esperanza, esa sensación o sentimiento de que lo que ahora está mal pronto estará mejor. «Punk», rebelión contra la autoridad y lo convencional, convertido en movimiento cultural y político. «Hope-punk», como subgénero literario donde sus temas, sus personajes y sus tramas plasman la esperanza en el futuro de la humanidad mediante la expresión de su rebeldía contra la autoridad rentista e indolente.

El «Hope-punk» se ubica en la esquina contraria del grimdark, que es un subgénero literario con un tono, estilo o escenario particularmente distópico, amoral o violento. En el grimdark nada permanece bien por mucho tiempo, los buenos no son felices para siempre, el mundo no se transforma en un lugar mejor. Y lo odio.

Si hay algo que detesto en cualquier tipo de ficción son las historias donde la espiral desciende para siempre hacia la tragedia y la desesperación. No espero finales felices. Solo no quiero más finales en los que lo peor está por venir. Quiero finales con esperanza. Esta mierda no va a durar para siempre. Que haya luz persistente en el remolino del caos.

Threads
Threads. Esta película resume el grimdark.

De los libros que leí hasta ahora, las series juveniles de Los Juegos de Hambre y el Corre Pasillos… el Maze Runner, son mi ejemplo más cercano del grimdark efectivo aunque absurdo. De hecho el Maze Runner es una historia que captura la esencia de los Juegos del Hambre y arma otra historia parecida pero ni tanto. Hay otro libro, Cuchillo en la Mano, es el primero de una serie que no leí porque después de leerlo me dije no más. ¡NO MÁS! No quiero esta mugre en mi vida. No se sale, se queda pegada.

Como la película Threads. La vi cuando la dieron en la televisión en los años 80. Yo era un niño y no debería haberla visto. Pero ya, eran otros tiempos. Y me recagó la vida. Es una de esas experiencias que dejan una herida abierta mosqueada que no sana con nada. Ni con fuego. Mis peores pesadillas se sienten como el recuerdo de esta película.

Es esa sensación persistente, subyacente, la que me acompaña y a veces resurge. En especial cuando veo o leo una historia «grimdark». Y por mi vida que no quiero más «grimdark». Ni para mí ni mi familia. Ni para nadie.

Por eso el «Hope-punk» se siente tan maravillosamente cuando lo leo y cuando lo escribo. Sí, la vida tiene altos y bajos. Sí, hay tragedias. Pero la suma de alegrías y tristezas, de horrores y fantasías, siempre da positivo. El protagonista tal vez perdió todo y me hace llorar, pero el mundo en el que habita ahora es un lugar mejor para los demás y también para él o ella, si es que sobrevive. Los chupasangre rentistas siguen succionando la vida, pero los hicimos retroceder, los herimos donde más les duele, ya no pueden avanzar. Los desposeídos y los miserables pueden celebrar, aunque la vida sigue siendo injusta.

Libros Hopepunk
Estos están en inglés. Busca a sus autores en tu librería favorita.

Mi libro de cuentos Furia de Estrellas tiene bastante «Hope-punk». ¿Cuál es tu libro o cuento Hopepunk favorito?