Mi experiencia al escribir guion para cine (de terror)

Primero, escribir guion para cine (de terror, en inglés). Lo hice porque quería aprender las técnicas y minucias del proceso (y practicar el inglés). El guion está todavía en camino (cada vez que lo retomo, encuentro una manera «mejor» para presentar alguna imagen o diálogo). Y cuando esté realmente terminado, no tengo ni idea de qué haré con él. Hay concursos internacionales y hay plataformas de pitcheo. Me estresa pensar en hacer un pitch, así que prefiero los concursos donde el texto manda. Pero no dedicaré tiempo a buscar un destino si todavía no tengo un manuscrito finalizado.

Segundo

Escribir un guion para audiovisual es muy diferente de escribir un texto narrativo, sea cuento o novela; podemos presentar la misma historia, pero el formato es completamente distinto. El guion para cine es una guía acerca de la historia, los personajes y la estructura de la historia; las menudencias dramáticas (contexto y subtexto) tienen que reflejarse en el texto del guion de manera directa y económica. Esto no es nada de fácil.

Tercero

Hay una tendencia a entender y escribir textos narrativos con estructura audiovisual: se analizan los libros como películas, se escriben los libros como películas. Y creo que eso ocurre porque es más fácil luego «traducir el libro en película»; ciertamente es muy fácil dar ejemplos de películas en talleres literarios. Por mucho tiempo me lo planteé como el mejor camino a seguir, pero ya no opino que sea necesario ni obligatorio hacer historias multiplataforma; tampoco pienso que sea un error o problema. Nomás quedemos en que me liberé de las cadenas de la multimedia.

Cuarto

Para escribir un guion de cine no basta con saber el final. Hay que conocer cada hito del camino. Hay que entender los pormenores de la estructura (sean 3, 4 ó 5 actos, o más). Y el ejercicio de escribir el guion se podría entender como «agregar capas» a una historia que (inicialmente) se podría resumir en un párrafo o logline; el logline se convierte en sinopsis; la sinopsis se convierte en escaleta; la escaleta se analiza con herramientas narrativas como «el camino del héroe» o «salva al gato» o el «círculo de Harmon», hay otras que también son útiles; la escaleta revisada y corregida se desglosa en escenas; las escenas se escriben como descripciones y luego se les incluye diálogos; se revisa todo de nuevo con alguna herramienta narrativa… y así ya han pasado 5 años desde que comencé con este guion, agregando y puliendo capas con toda la calma.

Quinto

No se necesita un software especial para formatear el guion. Yo escribo usando el modelo FOUNTAIN, guardo con extensión .TXT (texto plano), y luego importo y formateo el FOUNTAIN en algún software o plataforma gratuito que sea compatible. No me hago problemas. Por supuesto que hay software útiles y en algunos casos necesarios, sobre todo si trabajas en/con «la industria». FinalDraft es el estándar de la industria, y funciona perfecto importando .txt de FOUNTAIN.

Sexto

Volviendo sobre el tema de los 3 actos (o más) y la narrativa audiovisual versus la narrativa literaria: el modelo de tres actos, tal como los presentó Aristóteles, es esencial para entender toda forma de narrativa; y de cierta manera todos tenemos ese modelo embebido, gracias a la manera como consumimos y contamos historias, desde antes de que se inventara la escritura. Así que si tu novela o cuento tiene tres actos, está bien. Si tu película tiene 9 actos, igual se puede interpretar con el modelo de 3 actos. Y cuando digo que me liberé de las cadenas de la multimedia, no digo que me liberé de los tres actos; me liberé de forzar todo lo que hago dentro de un framework que permita la conversión no traumática de un soporte narrativo a otro: libro, película, comic, juego. ES AGOTADOR. Se puede hacer, pero cansa.

Séptimo

Al escribir una película hay que tener en mente el presupuesto. Así es, ¿cuánto va a costar hacer esta película? Cantidad de escenarios, cantidad de personajes, edad de los personajes, diversidad étnica y cultural, periodo histórico. ¿Se puede filmar en Chiloé, en Chicago, en Hasting o en Hokkaido, sin cambiar lo central de la historia? ¿Tiene efectos especiales, maquillajes y/o montajes? ¿Se requerirán dobles de acción? ¿Hay escenas con lluvia o con nieve? Todo SUMA. Estimé el presupuesto de mi película como si fuera una de muy bajo presupuesto para «Bloomhouse», se podría hacer con el vuelto del pan.

Octavo

Nota extra acerca del uso de herramientas narrativas. Gracias a ellas, descubrí que el peso de los eventos estaba mal distribuido en mi guion; demasiado condimento en el primer acto. También descubrí que el hito que había marcado como la mitad exacta de la historia, en realidad era otro hito que tenía marcado en el tercer acto. Esto me obliga a revisar y acortar algunas escenas del tercer acto, que aparecen demasiado extensas ahora.

Noveno

Acerca de escribir terror/horror. Escribo desde mi experiencia personal. Encuentro un dolor profundo, un miedo insalvable, y lo convierto en inspiración. Trato de no hacer una apología personalista, mis personajes no son facetas del Yo. En cambio, evoco ese dolor y ese miedo desde una historia desconectada de mi realidad y de mi presente; pongo bastante intención en el subtexto. Es contar una historia acerca de algo y tratar de que no se note que es acerca de ese algo, pero no cabe duda que tal algo es el tema de la historia.

Escribir guion para cine

Si tienes alguna duda o quieres conocer algún aspecto particular de la escritura de guion, no temas en preguntar.

Deja un comentario