Reseña: El Mago del Desierto, de José Luis Flores

resumen del libro el mago del desierto

Spoilers por montones. Quedan [email protected]

Tengo dos opiniones: leí el libro con la avidez de un pre adolescente que recién descubre la fantasía; y también con el ojo crítico del escritor quisquilloso. En ambos casos saco una suma positiva, aunque en el segundo me quedan algunas ideas rondando en la testa.

El Mago del Desierto de José Luis FloresPrimero, el lector casi adolescente. La historia narra el amor entre un niño mago pobre y una princesa predestinada a la grandeza. Digo que él es pobre porque lo es, pero esto en la novela no tiene ninguna relevancia; y en su caso es una virtud. Este amor lo llevará a emprender una aventura que le proveerá de un poder mayor al que poseen incluso sus maestros. Los poderes de este niño Mago del Desierto resultan ser tan grandiosos, que logra domar al dios de los insectos y desbaratar una conspiración macabra. Conoce adversarios poderosos y los derrota siempre, con justicia y sin grandes efectos especiales. La historia avanza con tal rapidez que no deja tiempo para analizar por qué ocurren algunas cosas, pero en el contexto del lector poco exigente esto no reviste mayor importancia.

El Mago del Desierto es Naruto meets Mundodisco. También sentí algo de Ang, el Avatar, especialmente con sus enemigos a los que les dice “algún día seremos amigos”. Es un niño común y corriente que de pronto es el mago más poderoso de Bajo Raíz, la ciudad de esta Tierra que contiene un poco de cada una de las Tierras del multiverso. Y aunque los eventos ocurren así de rápido, Omar no se sorprende demasiado, nada le sorprende en realidad. Es muy rarito él.

En el contexto del libro entendido a partir de sus propias reglas, es una historia completa, entretenida, los personajes son simples y gracias a las ilustraciones de Ángela González es muy fácil quererlos. No sé si me hubiese encariñado con el gólem si no me lo hubiesen mostrado por primera vez de pie bajo la lluvia, con esa cara tierna en un cuerpo grande de piedra (p. 37).

Ahora, el escritor mañoso. Acercándose al final del libro ocurre algo que le critico también a Gaiman y que no me gusta: que las respuestas a preguntas importantes de la historia se respondan “fuera de cámara”; prácticamente todo el relato se representa desde el punto de vista de Omar, el Mago, que inicia la novela como un anciano que cuenta una historia. Y llegando al final, en aquellos pasajes donde Omar no estuvo presente, se llena el vacío con un injerto de historia contado desde el punto de vista de otro personaje, pero siempre bajo la premisa de Omar anciano contando la historia. Eso me produjo demasiado ruido. En total la historia queda redondita y todo calza, pero la manera de mostrar escenas que ocurren en otro lugar sigue pareciéndome fácil y apurada.

(De hecho tengo una solución a este asunto particular, pero daré la lata con ella en otro post).

Otro aspecto del relato, que mi alter ego adolescente pasó por alto, son las constantes soluciones “porque sí”. El Mago del Desierto es un niño poderoso y punto, saca soluciones de debajo de la manga y todo ocurre como tiene que ocurrir, sin mayor dificultad. Sus amigos son comodines que se hacen cargo de aquellos asuntos donde el Mago es débil (a lo Goku). Me imagino que con más tiempo y trabajo, habría sido un libro potente, pero ladrillezco como los tomos finales de Harry Potter.

Encontré errores de tipeo, suficientes para ponerme a sospechar. Pero ey, ¡nos pasa a todos! Además son errores “decentes”, unos plurales escritos en singular, algún artículo invisible, ese tipo de detalles. Por lo menos no recuerdo ninguna falta de ortografía de esas que me dan urticaria.

Tiene un humor acorde con el tono general de la novela, aunque el ejercicio de desconectarse de la lectura lineal e ir a leer un pie de página cómico molesta luego del cuarto llamado.

Hay un pasaje “humorístico” que de verdad me molestó, porque me pareció una falta de respeto y una crueldad. Me refiero al chiste de la carretilla (p.246). ¡Eso no se le hace a un personaje querible! Malo JL, malo malo.

La novela en general está bien lograda y hasta el cascarrabias la disfrutó, cuando no estaba peleando con el Dios de la Máquina. Hay que dejar en claro que es una novela para niños desde 12 años, y sé que los niños que la lean la disfrutarán totalmente. La ética de los personajes concuerda con las necesidades de aprendizaje de ese grupo, supongo. Tampoco es fantasía épica. Dejémosla en Fantasía a secas. Y quiero leer las secuelas, de verdad que quiero.

Reseña: Cuentos Chilenos de Terror, varios autores

Cuentos Chilenos de Terror, varios autores

Aunque la portada diga que son de Terror, se trata de un amplio espectro (bazzinga!) de cuentos fantásticos que exploran el miedo desde la perspectiva de una generación de escritores que en promedio no superan los 35 años de dad, con influencia del terror televisivo de los 80 y las tendencias de moda literaria del presente.

Cuentos de Terror Chilenos, varios autoresNo me aterró, ni siquiera me dio sustito, pero sí me puse en la piel de mi yo de hace veinte años y proyecté virtualmente lo que habría sentido si los hubiera leído en esa época impresionable de mi juventud. Llevo tantos años leyendo fantasías surtidas que algunas temáticas no me hacen ni cosquillas, pero estoy seguro que el público al que realmente está dirigido este libro (escolares) se va a revolcar de espanto y los comentará al día siguiente con temibles ojeras.

Todas las historias están adscritas dentro de la tradición del cuentista chileno, estructuradas de manera simple, sin experimentos, y en extensiones apropiadas para una lectura rápida. En algunos cuentos me llamó la atención que el narrador-protagonista no tuviera nombre (no se nombra a sí mismo ni es nombrado por otros personajes), incluso que no tuviera una descripción apropiada para imaginar algo de él, pero luego de googlear el tema comprendí que no es para volverse loco ni salir con pancartas, se trata sólo de una obsesión mía.

  • Una de las historias (Ortega) me dejó fascinado, porque mezcla lo real y cotidiano con la mitología cercana y los horrores de un pasado reciente. Me gusta eso al punto que seguiré su ejemplo.
  • Otra de las historias (Wilson) contada desde la perspectiva del monstruo me gustó particularmente, pero al mismo tiempo me dejó frustrado. Esa misma historia contada desde la perspectiva de una víctima, quizá la chica del beso, habría logrado aterrarme en serio.
  • Otra (Baradit) comenzó como la historia de un fantasma y terminó como una descripción épica de un futuro aterrador dentro de la tradición de Ygrasil, produciéndome algún escalofrío por lo vívidas de las imágenes.
  • La única historia gráfica del libro (Ahumada2) es un excelente ejemplo de cuento con enfoque tenebroso y tensión en aumento, con un final linkeado con el principio. Aunque es un comic, es también el cuento más cuento de la antología.
  • Un relato (Tromben) usaba una manera extraña de referirse a los mapuche como “minoría autóctona de la región” y los pumas como “gran predador autóctono”, frases que se repiten en un inicio vago y poco prometedor y que finaliza como un relato que es de los pocos en la antología que logra esa atmósfera de desasosiego creciente. Ese final potente corrige la vaguedad y la ausencia de claridad del inicio.
  • La historia del pescador (Solar) que está más preocupado de su plata que de lo obvio, me dejó tenso y es lo más cercano al susto que sentí leyendo los cuentos de este libro. Aunque no entendí qué papel jugaba la ceniza en el cuadro, no es necesario entenderlo realmente. Imaginé algunas respuestas rebuscadas.
  • El relato del padre que habla con su hijo (Guzmán) al igual que el del tipo que va donde su polola en un paisaje invernal acosado por aves de rapiña (Simonetti), no lograron llevarme a un estado donde sintiera el mínimo grado de asombro, esperable en una historia que busca atemorizar.
  • La historia del joven que sobrevive a su viaje en el Démeter (Villalobos) funciona como fanfiction de otra obra muy famosa; y si bien no me produjo temor, sí me hizo dar un par de urras mientras iba en el metro, por tratarse de una obra bien orquestada y que ofrece un punto de vista distinto al conocido acerca de una historia muy manoseada. Un veradero acierto.

Se nota que los autores chilenos de cuentos de terror mejor logrados en esta antología conocen el oficio del cuentista y comprenden cómo ganar la atención del lector, cuando usar un recurso estrambótico en un contexto calmado, cuando mostrar una imagen que golpea, cuando hacer una pregunta que no puede ser contestada, y especialmente cuando no ser obvios. De verdad vale la pena leerlo, por el simple placer de leer.

(Hay algunas imágenes grotescas surgidas de este libro y que me rondaron mientras arrancaba la carne de un pollo frito esta tarde. Eso podría considerarse un triunfo).

Diferencia entre Ciencia Ficción y Fantasia

Actualización Diciembre 2017: desde que escribí este artículo hasta ahora, he aprendido un poco más acerca de las diferencias reales entre estos dos géneros que son parte de un género mayor. El artículo a continuación está editado.

***

Hay un debate antiguo que insiste en separar estos géneros, cuando en realidad la Ciencia Ficción y la Fantasía forman parte de lo Fantástico como un meta-género: LO FANTÁSTICO. Me podrán rebatir esta definición, pero el objetivo no es asentar una verdad inexpunable, sino responder a una pregunta más sencilla: ¿Cómo se diferencian ambos géneros?

A pesar de todo lo que se pueda decir en ese debate, la Ciencia Ficción y la Fantasía han logrado diferenciarse en el tronco de Lo Fantástico, constituyendo sus propias ramas con subgéneros y miles de variaciones entre ellos.

La definición que me gusta para ejemplificar esta diferencia, es ésta:

La Ciencia Ficción y Fantasía son hermanos; la CF debe lidiar con las leyes conocidas de la naturaleza y con las teorías científicas que las explican, mientras que la Fantasía puede pasar por alto el mundo real y elaborar sus propias leyes de la naturaleza.

Creo que eso lo explica a grandes rasgos. Y para darles un ejemplo colorido del concepto, tengo los siguientes zombies.

diferencia entre ciencia ficcion y fantasia

Ambas ideas existen en el reino de Lo Fantástico. Estamos hablando de Zombies aquí, un tipo específico de zombie. No es el básico y legendario “muerto-viviente” haitiano, sino el zombie que amenaza con acabar con la raza humana, en forma de una plaga en la que el vector es un ser humano violento y carnívoro.

“28 días después” y su secuela “28 semanas después” (que se conocieron en latinoamérica como “Exterminio”) se adscribe al mundo de la Ciencia Ficción de corte contemporáneo. Hay un virus creado por la ciencia, que se sale de control y crea estos seres humanos sin raciocinio, rápidos y letales, que atacan a otras personas con sus dientes. Son posibles en el mundo de la Ciencia Ficción y podrían existir en el mundo real, si se dieran las condiciones científicas adecuadas.

En cambio The Walking Dead existe en el mundo de la Fantasía (urbana), en el que los cadáveres, carne muerta, son capaces de moverse y atacar a otros humanos para alimentarse de su carne viva. Son una contradicción vital en sí mismos, estos “muertos que caminan” son imposibles en el mundo real, por lo tanto solo son posibles en el mundo de la MAGIA.

Creo que la diferencia queda clara: ¿Es posible en nuestro mundo? Si la respuesta es sí, es Ciencia Ficción; si la respuesta es no, es Fantasía.

Otra interpretación de Fantasía y Ciencia Ficción

ficción y fantasía

Esta diferencia también se puede analizar desde una mirada estructural, haciendo la siguiente pregunta:

¿La sociedad progresa?

  • Fantasía: la sociedad se encuentra estancada en un periodo clásico; sin progreso, sin evolución, sin cambio; las revoluciones no cambian gran cosa, puesto que todo regresa “a la normalidad”, al modelo clásico; se mira con nostalgia hacia el pasado distante, hacia una época conocida y más fácil de replicar.
  • Ciencia Ficción: la sociedad está en un proceso de cambio permanente; las revoluciones ocurren en diferentes niveles y cada capa crea una nueva realidad, nuevas oportunidades y desafíos; se mira con miedo y/o ansiedad al mañana inmediato y la incertidumbre de un futuro imposible de prever.
  • ¿Tiene más sentido ahora?

    similitudes entre fantasía y ciencia ficción