La Idea Literaria

Episodio dos: cuando nace la idea literaria

Publicada el 30 de Agosto de 2019.

Acerca de la idea que se convierte en historia, la confluencia que transforma varias ideas en una historia con arco de personaje(s) y por qué una situación (por muy bien contada que sea) no es una historia.

Con introspección de Neil Gaiman y Stephen King.

Nota post-mortem:

  1. Nutro mi mente con experiencias y lecturas. Todo sirve, menos la televisión abierta y las reuniones políticas.
  2. Dejo que las ideas se descompongan, decanten y se mezclen. No me lanzo a escribirlas apenas aparecen (porque esas fracasan, nunca las termino).
  3. Una buena idea literaria es aquella que tiene personajes, tramas, un mundo interesante y TEMA. Y los personajes tienen arcos dramáticos (modelo aristotélico). Ya habrá tiempo para hablar de las tramas y el TEMA.
  4. Escribo por tramos. No elijo el tramo, el bloqueo me elige.
  5. Ya no sé cómo escribir en corto. Mis cuentos tienen entre seis mil y doce mil palabras.
  6. Demoro semanas o hasta meses en escribir un cuento. Tengo tres novelas que escribo desde hace años. Un poco cada una.
  7. Mis buenas ideas literarias se recombinan a medida que las escribo. Es parte de mi método, así es como soy. Ya dejé de sufrir por esto.
  8. Primero edito en la pantalla. Y luego edito en voz alta. Me obsesiona la textura y el ritmo de las palabras.

 

Artículos relacionados: