Las ocho etapas en la creación de una Novela

Acerca de la creación de una novela, desde cero. Hace unos días encontré este post que habla de lo mismo y me apropié de los títulos de la lista; todo lo demás es de mi cosecha.

Primera fase: conociendo la novela.

Es simple, es entretenida, te mantiene despierto en las noches y ensoñando durante el día.

1) Concebir: es cuando se asienta la semilla de lo que luego será tu novela. Es una idea, una epifanía, un concepto que se instala y no te abandona.

2) Incubar: esa semilla que se asentó, ahora germina. Otras ideas se acercan y se alejan, se mezclan y hacen crecer tu novela-que-será. Aparecen personajes. Aparecen diálogos, se gestan escenas y secuencias.

3) Investigar: puede ser en una biblioteca o en tus recuerdos y sentimientos, todo depende del tipo de novela que planeas escribir.

Segunda fase: escribiendo la novela.

Es la parte en que te torturas diariamente.

Componer: es el momento en que haces todo lo que sea necesario para construir y escribir la historia. Es la parte difícil del trabajo de escribir, porque tienes que escribir. Es muy satisfactoria también, cuando al fin terminas ese primer borrador.

Amplificar: aquí profundizas lo que ya escribiste. Primero lees tu novela-que-es-pero-le-falta, buscas los puntos débiles, las piezas que faltan en la descripción de personajes y en la construcción del mundo donde ellos habitan, te aseguras que no falte nada y te dedicas pacientemente a corregir y agregar sobre el borrador. El secreto para que funcione es que debes profundizar sobre la historia, no agregar elementos que la hagan más compleja y te obliguen a volver a la etapa de borrador una y otra vez.

Tercera fase: revisando la novela.

Es la parte en que te asustas de ti mismo.

Clarificar: ahora tu única preocupación debe ser que eso que escribiste (y profundizaste) antes, sea entendible para la mayor cantidad de personas posible. Cambias palabras, reescribes frases o párrafos completos, editas diálogos, sin modificar el fondo, solo cambia la forma en que lo dices. Lee en voz alta, te ayudará a reconocer el ritmo y tus oídos reconocerán mejor que tus ojos lo que “suena mal”. Elimina la voz pasiva (“había dicho” por “dijo”) y otras obviedades y repeticiones innecesarias.

Completar: consigue beta-readers que lean tu novela, gente que no te conozca y gente conocida también (los familiares y amigos no son ideales, pero también aportan al proceso). Toma sus consejos y corrige la obra una última vez. Luego lee tu novela de principio a fin, seguro que encontrarás detalles por corregir. Y escribe TERMINADO en la primera página con plumón rojo.

Cuarta fase: publicando la novela.

Es la parte en que celebras, incluso sin haber triunfado.

Publica: puedes enviar tu texto a una editorial grande o una pequeña; puedes autopublicar con una editorial y pagar por el servicio; puedes autopublicar por tu cuenta y asumir el riesgo. De cualquier forma, debes publicar tu novela, incluso si no estás 100% satisfecho, o de otra manera nunca la publicarás.

Personalemnte recomiendo autopublicar, porque no es caro, pero tampoco es gratis

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *